Anuncios
Novedades

¿Qué piensa realmente tu perro cuando lo regañas?

Ojos tristes, orejas planas, cola entre las patas, espalda encorvada y la cabeza inclinada; es fácil reconocer el rostro de culpa de un perrito cuando es regañado, al ver un perro así de verdad parece que está arrepentido y nos está pidiendo disculpas.

Si bien es fácil que caigamos en el engaño y que creamos que en realidad nuestro perro nos está mostrando su arrepentimiento real, la verdad es que no es así. De acuerdo a un grupo de psicólogos de conducta animal, es más un acto de sumisión que uno de culpabilidad.

Un estudio realizado por el biólogo Nathan H. Lens y publicado en la revista Psycology Today descubrió el, así denominado, “arco de la disculpa”. Se trata de algo muy parecido a lo que hacen nuestros perros domésticos y es aprendido por los lobos cachorros en las primeras fases de su integración con la manada.

Un grupo rechaza temporalmente a un cachorro cuando este hiere o muerde demasiado fuerte a un compañero de juegos. Tratando de recuperar su confianza , el lobezno aprende a cercarse a la manada con un “arco de la disculpa”

“Los perros han heredado este comportamiento y lo usarán después de hacer cualquier tipo de “delito” que se traduce en ser castigado”, escribió Lents. y continúa, “Como animales sociales, ellos ansían la integración armoniosa en el grupo y, el abandono o aislamiento, es muy doloroso para ellos.”

Nuestros perros actúan de esta manera como respuesta a nuestro tono, lenguaje corporal y energía; pero no importa si han desobedecido o no, entienden que están siendo regañados pero no que merecen el castigo por haber desobedecido.

Otra explicación a esta fenómeno es la dada por la reconocida científica en conducta animal, Dr. Alexandra Horowitz. Los humanos tendemos a ver reflejadas nuestras propias emociones en el lenguaje corporal de los animales; pero lo que realmente siente un perro cuando hace la cara de culpabilidad no es arrepentimiento, sino un sentimiento mucho menos complejo: miedo.

“Veo un perro haciendo la cara de culpabilidad y para mi se siente como miedo. ¡Lo es!” Dijo Horowitz en una entrevista para Business Insider.

El perro teme a tus gestos, a cómo reacciona; no necesariamente se arrepiente de nada. Podría no haber hecho nada pero si lo regañas como si lo hubiera hecho seguramente hará la misma cara.

Ya lo sabes, la próxima vez que lo regañes se consciente que infundes temor en tu pequeño amigo peludo. Quizá lo mejor sea evitar exasperarse o actuar impulsivamente. Comparte esta información con lso que tienen perritos.

 

Anuncios
Acerca de Flor de Guadalupe Ortíz Gómez (126 Artículos)
Mi pasión es la ciencia, la investigación y la ingeniería pero yo siempre he pensado que eso no esta peleado con el arte, la cultura, la literatura y el pensamiento critico. Soy mexicana pero actualmente vivo en Madrid, España. Mi propósito es generar contenido interesante en Internet de una forma bien fundamentada. Contáctame para cualquier comentario o sugerencia que tengas sobre la página o si deseas que publiquemos algo en tu nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: