Anuncios
Novedades

Trastornos alimenticios

Legué al punto de vomitas hasta el agua. Es muy importante rodearse de personas que aporten positividad y confianza, que no te hundan más, sino al contrario, que te ayuden a superar esta etapa tan dura que te aparta tanto de la gente que quieres y de las oportunidad que te puede ofrecer la vida.

La bulimia es un trastorno alimenticio que se caracteriza porque las personas que la padecen suelen darse atracones de comida en poco tiempo, comen más cantidad de comida que la mayoría de personas en el mismo tiempo.

Los bulímicos no pueden controlar la situación que les lleva a comer y tienen la sensación de que no pueden parar de hacerlo. Sin embargo, para compensar eso, deciden vomitar, hacer regímenes rigurosos o ejercicio en exceso para evitar engordar.

BB1869B8-2852-621F-BE5B-047C67DFB1A4

Las personas que sufren bulimia siempre están muy preocupadas por su peso, aun cuando es normal. Los bulímicos no se encuentran bien consigo mismos, no se valoran. Generalmente la bulimia se manifiesta tras haber realizado varias dietas dañinas sin control médico. Al limitarse ellos mismos de ciertos alimentos, tienen ansiedad y la necesidad de comer mucha comida.

Los enfermos con bulimia nerviosa se caracterizan por una gran impulsividad y un bajo autocontrol. Además de los atracones, los bulímicos tiendan a meterse en situaciones peligrosas o a entrar en discusiones con facilidad, teniendo grandes cambios de humor.

Este trastorno alimenticio tiene efectos secundarios en cuanto a los signos físicos se refiere: dolores de cabeza, problemas con los dientes, mareos, pérdida del pelo, irregularidades menstruales, y bruscos aumentos y reducciones de peso.

Tanto la bulimia como la anorexia, pasa desapercibida por la sociedad y solo nos fijamos si vemos por la calle a alguien excesivamente delgado que nos llama la atención, ciñéndonos a mirar descaradamente pero luego se nos vuelve a olvidar.

Hice una entrevista a una persona que sufrió este trastorno alimenticio y nos cuenta como lo vivió y cómo consiguió salir de ese agujero negro:

¿Qué se te pasaba por la cabeza para que empezases a sufrir este trastorno?

Hacía muchas dietas y siempre me hacía el efecto rebote. Llegó un momento que me veía muy gorda y fue la única vía de escape que vi para poder adelgazar.

Anteriormente ya había tenido anorexia interna, no era capaz ni de comerme dos trozos de patatas fritas seguidos. La bulimia la empecé de muy joven pero era algo temporal, esta última vez ya era algo serio y se convirtió en grave.

¿Cuándo fuiste consciente de que era una enfermedad?

Yo estaba viendo una psicóloga por otro problema personal y poco a poco salió el tema inconscientemente. Al principio lo negaba y le decía que yo lo controlaba, hasta que me di cuenta de que al final se convierte en una droga.

También pasé de tener una bulimia por tema físico a bulimia nerviosa, ya que cada vez que estaba nerviosa o estresada por algo vomitaba. Llegué al punto de devolver hasta el agua.

¿Cuál fue el momento más difícil?

Lo primero, admitir que tienes una enfermedad, segundo que necesitas ayuda y, por último, tener el valor de contárselo a mi familia y mi mejor amiga por miedo a decepcionarles, que me viesen diferente y admitir que es una enfermedad. Eso nunca es fácil.

¿Cómo reaccionaron ellos a eso?

A mi sorpresa, muy positivamente. Fueron el pilar más grande que me ayudó a salir adelante, y me hicieron sentir apoyada en todo momento por todo el amor que me tienen.

¿Cómo fue el proceso de salida?

Fue muy duro ya que llevaba dos años y pico con esta enfermedad, pero fue un proceso que mi psicóloga me facilitó quitándome días de los que podía vomitar. Por ejemplo, la primera semana no podía vomitar un domingo por la noche y un lunes, yo elegía los días.

Otra cosa que me recomendó mi psicóloga era poner una motivación, entonces en la puerta de mi baño colgué un papel que ponían los pasos que me motivaban: 1. Hoy es un día menos. 2. Te sentirás mejor. 3. Hoy eres más fuerte que ayer.

Fue un proceso muy largo y muy duro pero finalmente mereció la pena, puesto que como dicho anteriormente, es un proceso de desintoxicación.

¿Qué efectos secundarios tuviste?

El primero, fue fatiga continua hasta el punto de desmayo. El segundo, que sigo cargando con él, el reflujo de los ácidos en el estómago y dolores de intestino e inflamación de garganta. También he notado el aumento de vello.

¿Cómo te sientes ahora que ya estás curada?

Mucho mejor, más fuerte, pero sobretodo con más seguridad en mí misma. Aprendí a controlarme y no acudir a ese tipo de vías, sino a cosas sanas.

¿Tú crees que la sociedad es consciente de esta enfermedad?

No, yo creo que la gente lo clasifica como “¡Qué tont@, lo hace para llamar la atención!”. La gente no se da cuenta de que esta enfermedad muchas veces es derivada por comentarios críticos que puede que sean sin maldad, pero que afectan.

Las personas no se dan cuenta de que esta enfermedad te puede llegar a crear cáncer o incluso matarte. Me gustaría que las personas fueran conscientes de ella, y que no aparten a la gente, ya sea criticándola o sintiendo pena hacia esa persona, sino que la apoyen como a mí me apoyaron.

Mucha gente piensa que es una enfermedad que solo sufren las mujeres pero es sorprendente el alto porcentaje de hombres que la sufren.

¿Qué aconsejarías a las personas que están pasando por esto?

Les aconsejaría que primero pidan ayuda a un profesional para concienciarse de la realidad y que hay otras alternativas que no son dañinas para la salud y que tienen mejores resultados.

Es muy importante rodearse de personas que aporten positividad y confianza, que no te hundan más, sino al contrario, que te ayuden a superar esta etapa tan dura que te aparta tanto de la gente que quieres y de las oportunidad que te puede ofrecer la vida.

Anuncios
Acerca de mariarahona (34 Artículos)
Mi nombre es María. Me gusta la sencillez y lo directo porque así es como se entienden bien las cosas, no vale irse por las ramas. La fotografía y la moda me dan la vida, y que decir de los viajes... No hay nada más bonito que conocer países y culturas, entre otras cosas. Nunca me ato a nada y me gusta disfrutar la vida, me defino como una hoja movida por el viento. Sé que las cosas pasan por algo y ese algo siempre es bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: