Anuncios
Novedades

Atrapados en la red

Despertarse, mirar el teléfono antes de salir de la cama, levantarse, ponerse las zapatillas de correr, hacerles una foto y subirla. Más tarde, ir a supermercado a comprar comida sana. Fotografiar los productos y subir la foto. Este tipo de cosas son muy habituales desde el estallido de las redes sociales y se conoce como “postureo”.

 

Despertarse, mirar el teléfono antes de salir de la cama, levantarse, ponerse las zapatillas de correr, hacerles una foto y subirla. Más tarde, ir a supermercado a comprar comida sana. Fotografiar los productos y subir la foto. Este tipo de cosas son muy habituales desde el estallido de las redes sociales y se conoce como “postureo”.

Vamos con el móvil a todas partes y estamos con él a todas horas. Cada vez es más común empezar antes con los aparatos electrónicos y las redes sociales, haciéntecnologiasdonos adictos incapaces de desengancharnos.

Hoy en día es casi imposible vivir sin las redes sociales, han creado gran dependencia en la sociedad y no parece solucionarse. Las motivaciones para llegar a tal punto pueden ser varias: ser visibles a los demás, estar conectados con los amigos, integrarse en una sociedad adicta…

En las redes sociales se vuelcan las emociones, se comparte el tiempo libre por medio de la localización y fotos o vídeos, y se puede chatear con cualquier persona. Hay personas que pueden incluso creerse populares porque tienen listas de amigos en las redes sociales.

Pero no todo lo que reluce es oro, y es que las redes sociales también tiene su parte “peligrosa” creando adicción, acceso a contenidos inapropiados, ciberacoso o vulneración a la intimidad.

Hay personas que llegan al punto de crearse perfiles falsos o creer ser una persona distinta a la que es en realidad, ya que se cortan menos con una pantalla en medio, sin distinguir lo privado de lo público.

watsappWhatsApp es una aplicación que permite enviar mensajes ilimitados de forma gratuita, muy usada por la sociedad. Este tipo de redes sociales también han creado enganche, control (ver la última hora de conexión, tick azul…), poca privacidad con los pantallazos y exclusión social (excluir a alguien de un grupo).

 

En un artículo del periódico ABC, nos hablan de las razones por las que enganchan tanto las redes sociales, según el experto Gustavo Entrala. Algunas de ellas son:

  • Las redes sociales permiten con gran facilidad entrar en contacto con otras personas. Las relaciones que se generan son muy «light», pero basta con apretar un botón para tener «momentazos digitales» y que miles de personas te sigan.
  • En las redes sociales solo proyectamos lo positivo: lo bien que nos lo estamos pasando. Uno no percibe la verdadera realidad social de las personas porque no se cuentan las desgracias.
  • Producen una sensación de gratificación muy rápida. Yo escribo e inmediatamente hay una respuesta. En facebook, por ejemplo, no existe el botón de «no me gusta», lo que implica que los estímulos que uno recibe serán casi siempre positivos.
  • Conllevan un reconocimiento personal. El ser humano, por naturaleza, anhela sentirse querido, interesante, que le miren y observen y ese sentimiento en las redes sociales se obtiene multiplicado por infinito. Si uno ha tenido un mal día y está de bajón, se conecta a las redes y compensa esa frustración con la sensación de popularidad en las redes.
  • Al usuario le hace sentirse activo mientras realiza una labor de investigación, busca información, responde mensajes, publica mensajes, fotos… aunque, en realidad, no esté haciendo nada útil de verdad.

Cuando somos dependientes de las redes sociales, aparecen síntomas de abstinencia, como ansiedad o depresión, cuando nos desconectamos. Sentimos una constante necesidad de estar conectados a las redes sociales durante todo el día desarrollando consecuencias negativas en la vida cotidiana como la salud, relaciones sociales, familia, estudios

redes-socialesLos cerebros de los adictos a las redes sociales y los adictos a las drogas tienen similitudes, según encontró un estudio de la Universidad Estatal de California, Fullerton.

En particular, la investigación halló que las personas que reportan ansiedad por usar Facebook y otras redes sociales tienen patrones cerebrales similares a los que también son encontrados en los adictos a las drogas.

Con todo esto, no se quiere decir que tenemos que ser enemigos de las redes sociales o aplicaciones de mensajería. Son herramientas que facilitan nuestra vida y nos ayudan a integrarnos en una sociedad determinada, pero en ningún momento debemos utilizarlas para escapar de la realidad o exceder su uso.

 

 

Anuncios
Acerca de mariarahona (34 Artículos)
Mi nombre es María. Me gusta la sencillez y lo directo porque así es como se entienden bien las cosas, no vale irse por las ramas. La fotografía y la moda me dan la vida, y que decir de los viajes... No hay nada más bonito que conocer países y culturas, entre otras cosas. Nunca me ato a nada y me gusta disfrutar la vida, me defino como una hoja movida por el viento. Sé que las cosas pasan por algo y ese algo siempre es bueno.

1 Comentario en Atrapados en la red

  1. Es increíble como hoy en día eso parece ser lo primordial, supongo que como llegan también se irán!! Yo las uso poco, empeze a notar que me hacían mal..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: