Anuncios
Novedades

¿La principal amenaza de una mujer es otra mujer?

Por qué tanta agresividad entre mujeres. Cuando una mujer se siente amenazada por otra, inmediatamente opta por tener una actitud hostil. Los principales blancos de esa hostilidad –tan femenina– suelen ser las mujeres seguras, independientes o las que son consideradas atractivas para la sociedad.

Desde pequeña siempre he crecido rodeada de chicos, me gusta mucho los lazos de amistad que ellos llegan a forman. Claro, a veces también se pelean o se dicen cosas hirientes, pero la verdad es que suelen ser muy leales entre ellos  y muy solidarios.

La verdad es que a lo largo de mi vida he tenido muy buenas amigas, pero por una u otra razón nuestros caminos se han separado ya que vamos en direcciones diferentes. Pero lo cierto es que a mi me cuesta mucho trabajo relacionarme con mujeres y aún más poder llegar a ser su amiga, y es que nunca he entendido como es que un grupo de amigas siempre esta hablando mal o criticando a la chica que este ausente, cuando noto eso en alguien inmediatamente pongo una barrera y tal vez eso ha hecho que no me pueda relacionar bien con algunas mujeres. Porque lo que yo busco en una amiga es lealtad, que me diga de frente en que me estoy equivocando, que me diga porque le molesta cierta actitud mía, y de la misma forma yo poder corresponderle.

¿Por qué existe tanta rivalidad entre las mujeres?, ¿Por qué no podemos ser solidarias entre nosotras?, lo increíble es que es un fenómeno que se da en todas partes del mundo sin importar el tipo de cultura. Esto hace que algunas personas crean que esta hostilidad viene de genética, sin embargo algunos otros piensan que es un fenómeno social y psicológico. Yo comparto más la segunda hipótesis.

Pero el que una característica esté o no realmente impresa en un gen no es tan relevante como que toda una población la ponga en práctica, aunque la haya adquirido a través del aprendizaje. Y, efectivamente, las sociedades patriarcales se sostienen gracias a una rivalidad femenina que las niñas y adolescentes sufren dolorosamente.

Como mujeres aprendemos a entrar al juego a edades muy tempranas, buscando un falso refugio en las cualidades con las que podemos destacar. Existe una enorme competencia y rivalidad entre mujeres y la solidaridad y el apoyo se dejan a un lado y todo porque la sociedad dice que tenemos que ser “la más” en algo a como de lugar. Es decir, Si no puedes ser la más guapa, intenta ser la más inteligente, la más deportista, la mejor persona, la amiga más sacrificada o la más integrada en el club de los chicos. Pero siempre, siempre, tienes que ser “la más” en algo.

Si nos remontamos miles de años atrás, desde el principio de la humanidad la principal amenaza de las mujeres era otra mujer, “atractiva” y joven, pues tenía mayor ventaja al buscar hombres para reproducirse. Competían entre sí por los mejores sementales que tenían mejores recursos para la crianza de sus hijos. Ese sería el origen de la rivalidad entre mujeres desde el punto de vista evolutivo.

En la actualidad la competencia femenina va más allá, recae principalmente en las presiones existentes sobre las mujeres como estándares de belleza, normas de conductas y expectativas que la sociedad tiene en el rol femenino.
Uno de los motivos por los que las mujeres compiten entre sí es por reconocimiento, pues necesitamos ser valoradas socialmente y cuando escuchamos que otra mujer es reconocida inmediatamente tratamos de desmerecerla con el fin de disminuir o eliminar dicha notoriedad.

“Entre mujeres podemos despedazarnos, pero nunca nos haremos daño”

¿has escuchado esta frase? Podría parecer cómica, pero desafortunadamente es una realidad. El papel importante que actualmente ocupa la mujer en la sociedad es innegable. Cada vez hay más sitios directivos ocupados por mujeres que, pese al machismo que aún prevalece, se han abierto camino en el mundo laboral. No obstante, al mismo tiempo han proliferado agresiones en contra del género femenino, muchas veces ¡hechas por personas de nuestro mismo sexo! ¿Qué hace que una mujer, en lugar de solidarizarse con otra, le ponga el pie y le guarde resentimiento?

Pero este tipo de comportamiento misógino entre mujeres también lo podemos ver en la vida real. Mujeres que escalan puestos directivos y denigran a sus subordinadas o tienen preferencias muy marcadas hacia los hombres; chismes de oficina (originados por chicas) donde critican a aquella que tuvo un ascenso, y le inventan que éste se debió a razones poco éticas y meritorias. En fin, el odio y la rivalidad entre mujeres se da mucho y queremos comprender ¿por qué; qué nos está pasando?

Como casi todas las inseguridades, la rivalidad entre personas del mismo sexo se genera en la infancia. De niñas nos inculcan muchas creencias sobre qué son las mujeres, cuál es su papel en la sociedad, cómo “deben” desarrollarse en el mundo, etc. Creces con ello y “lo compras”, porque de niños no tenemos aún creencias propias

La sociedad entera educa a las niñas para ser rivales de otras mujeres, y una gran prueba de esto es tan solo las películas infantiles de las princesas de Disney y continuación te explicaré porque la mayoría de estas caricaturas refuerzan este comportamiento en las mujeres.
 Pelea-gallos-Disney_PLYIMA20141002_0017_4.jpg

 

La Bella Durmiente, la Cenicienta, Blancanieves, Ariel, Mulán, Pocahontas, Yasmín, Esmeralda, Megara o Jane. Las hay más o menos modernas y más o menos heroicas. Ya no son todas blancas ni tienen todas sangre aristócrata. Pero casi todas, salvo algunas excepciones, comparten estos rasgos:

1. Son la única mujer joven importante de la película, y por tanto el único personaje con el que las espectadoras se identifican.

2. No cuentan con amigas o hermanas que las ayuden, ni tampoco con las que compartir protagonismo. Si las tienen, no son fuerzas positivas. La Cenicienta ya sabemos que tiene las peores hermanas de la historia. Las de Ariel, por otra parte, son sencillamente irrelevantes. En la historia de Hans Christian Andersen, las hermanas de la sirenita la echan de menos y sufren por ella. Se acercan flotando al castillo para cantarle canciones. Venden su pelo a la bruja a cambio de encontrar la forma de romper el hechizo y devolverle la cola a su hermana (consiguen un cuchillo para matar al príncipe que la sirenita rechaza). En la película, sin embargo, es como si no existieran.

Pocahontas, rompedora en muchos aspectos, sí tiene una amiga: Nakoma. Pero, por celos o por preocupación, Nakoma la traiciona propiciando la trágica escena en la que muere Kocoum y John Smith es capturado. Aunque Pocahontas la perdona, no es esta amistad lo que la ayuda a convertirse en heroína.

3. Sus madres están muertas o las maltratan, lo que las priva de otro apoyo femenino. Existen algunas figuras maternas que ayudan a la heroína: el hada madrina de la Cenicienta, las hadas de la Bella Durmiente, la señora Potts con Bella o la abuela sauce de Pocahontas. Son positivas, pero no son personajes con los que la protagonista pueda desarrollar una solidaridad porque están a otro nivel. Además son mayores… y ni siquiera son humanas. Por tanto, no son posibles rivales en el terreno amoroso.

 4. Ante todo, todas son “la más”. La más guapa, la más dulce, la mejor persona, la más valiente, la más lista, la más diplomática o la más sexy. Todas son la única e intransferible protagonista. El rol de estas protagonistas es como si fueran Batman sin Robin, Han Solo sin Chewbacca, Shrek sin Asno, Aladín sin Genio, Woody sin Buzz. Sin competencia, pero también sin apoyos.

¿Moraleja? Para encontrar el éxito (normalmente esto significa “el amor”), háztelo tú todo sola, o con la asistencia de pequeños y maleables ayudantes masculinos: el pez Flounder, el mapache Miko, los ratones cantarines Gus y Jaq o directamente un ejército de mobiliario animado.

Si enseñamos a las niñas a identificar la rivalidad femenina en su vida diaria y la estudiamos como un hábito adquirido en lugar de como un rasgo innato, podemos ayudarlas a combatirla, fomentando relaciones leales y fuertes entre mujeres.

 

Anuncios
Acerca de Flor de Guadalupe Ortíz Gómez (120 Artículos)
Mi pasión es la ciencia, la investigación y la ingeniería pero yo siempre he pensado que eso no esta peleado con el arte, la cultura, la literatura y el pensamiento critico. Soy mexicana pero actualmente vivo en Madrid, España. Mi propósito es generar contenido interesante en Internet de una forma bien fundamentada. Contáctame para cualquier comentario o sugerencia que tengas sobre la página o si deseas que publiquemos algo en tu nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: