Anuncios
Novedades

Torturas medievales

En la Edad Media se inventaron algunas de las peores máquinas de tortura que puedan imaginarse y es que cuando se trataba de provocar sufrimiento o de castigar, nuestra imaginación se pone en funcionamiento.

Anuncios

La Edad Media es uno de los periodos más oscuros de la historia de la humanidad, ya que se caracteriza por la violencia y la irracionalidad. Las preocupaciones del ser humano estaban limitadas a lo divino, el ser humano creía que su breve existencia debía ser dedicada a Dios y a la Iglesia creando desigualdades, conquistas muy sangrientas y todo lo que ya bien sabemos.

En la Edad Media se inventaron algunas de las peores máquinas de tortura que puedan imaginarse y es que cuando se trataba de provocar sufrimiento o de castigar, nuestra imaginación se pone en funcionamiento.

Afortunadamente estas torturas de la Edad Media poco a poco se fueron quedando atrás. Hoy en día, cada vez que pensamos en estas cosas se nos pone piel de gallina y nos alucina el poco corazón que tenían estas personas para hacer daño a otras. En esta publicación, os voy a hablar de unas cuantas torturas medievales.

Cuna de Judas

Esta era uno de los métodos de tortura más pertubadores que había y se utilizaba para confesiones. Tiene forma de pirámide, una estructura de madera con la punta de hierro. En esta punta se sentaba a la víctima y con unas pesas en los tobillos se le hacía descender sobre su punta.

La idea es que a la víctima se le abriese el orificio del ano, en los hombres, o la vagina, en las mujeres, en apenas unas horas o días. Se colocaba a las personas sobre esta pirámide sin ropa. La punta de la pirámide no se lavaba y las víctimas podían coger infecciones, ya que se reutilizaba.

unnamed-29

El potro

Es uno de los instrumentos de tortura más conocidos. Se colocaba a la víctima sobre una tabla con las extremidades muy estiradas y atadas a unas cuerdas. Tenía un mecanismo de cuerdas y rodillos que hacían que el cuerpo se estirase en direcciones contrarias haciendo que los hombros y la cadera se desencajasen.

A las víctimas se les estiraba o muy rápido o de forma gradual. Se dice que hay casos de cuerpos que se llegaron a estirar hasta doce pulgadas y se les ha dislocado el cuerpo entero. Los gritos eran desgarradores y pedían misericordia, pero los inquisidores no eran de corazón blando.

Museo-tortura-10

El cinturón de San Erasmo

Era un collar, cinturón o brazalete que tenía pinchos en la parte interior y se le colocaba a la víctima. Al estar muy ajustado el collar, cada pequeño movimiento, incluida la respiración, le provocaba heridas que llagaban a infectarse.

CINTURON DE SAN ERASMO

El garrote Vil

La víctima se sentaba  y se le fijaba la cabeza a un poste de madera. De este poste salía un tornillo que se le clavaba a la víctima y le rompía las vértebras cervicales, empujando el cuello hacia adelantes y aplastando la traquea.  La víctima moría por asfixia o por la lenta destrucción de la médula espinal. Realmente espantoso…

13a1bbe4a4a058aeb3a7807618d5ddc9

El péndulo

 

A la víctima se le ataban las muñecas detrás de la espalda, se añadía una cuerda a esta ligadura y se subía a la persona torturada con un peso en las piernas. Esto hacía que los húmeros se desarticularan y, poco a poco, el resto de vértebras y huesos.

15. pendulo

La pera

Este instrumento era colocado en la boca, el ano o la vagina de la víctima. Después, por medio de un tornillo, el torturador abría la pera todo lo que podía haciendo que el agujero se destrozara completamente. La pera oral estaba destinada a los predicadores heréticos, la vaginal a las mujeres que cometían adulterio y la rectal a los homosexuales.

hqdefault

El agua y el lino

Se ataba a la persona con alambre de espino y se le tapaba la boca con trapos, deslizándolos hasta la garganta, para evitar que vomitase. Se le introducía agua por las fosas nasales, por medio de unos tubos, haya el estómago llenándolo entero de agua. Cuando se le llenaba, la víctima forcejeaba por el dolor que tenía en el estómago, que lo sentía a punto de explotar, y se clavaba las cuerdas de espino en las muñecas y en los tobillos. También le daba a la persona torturada sensación de agotamiento.

 

El toro de Falaris

Con este aparato de tortura, a la víctima se la introducía dentro de un toro de hierro bajo el cual se encendía una hoguera quemando a quien estaba dentro. Dentro del toro había un sistema de tubos que amplificaba los gritos de la víctima, saliendo por la boca de la estatua, simulando que el toro mugía.

toro-de-falaris

La doncella de hierro

La doncella de hierro, que se asocia principalmente con la Inquisición, era un aparato parecido a un ataúd cuyo interior estaba cubierto de puntas. Se colocaba a la víctima en su interior y el torturador cerraba la puerta clavando las púas de hierro a la víctima. Estos pinchos no fueron diseñados para matar, sino que se clavaban dejando a las víctimas vivas y que muriesen por dolor o desangradas.

La-doncella-de-hierro-Inquisicion-40735

La rueda

 

Con este instrumento medieval, la víctima es atada a una rueda grande y giratoria mientras el torturador la golpea con un martillo de hierro enorme, siempre intentando no matarles con los golpes para hacerles sufrir más. Este espectáculo tan espantoso a menudo se consideraba una forma de entretenimiento para los habitantes, que se solían reunir para mirar. Cuando el espectáculo acababa, se abandonaba vivos a los que fuesen torturados.

verdugo1

 

Algunos de los aparatos de tortura de los que he hablado y otros tantos más, pueden verse en varios museos, sobre todo en la ciudad de Toledo. Es una parte de la historia de la humanidad de la que recomiendo tener conciencia y que mejor que ver estas torturas como eran realmente.

Acerca de mariarahona (34 Artículos)
Mi nombre es María. Me gusta la sencillez y lo directo porque así es como se entienden bien las cosas, no vale irse por las ramas. La fotografía y la moda me dan la vida, y que decir de los viajes... No hay nada más bonito que conocer países y culturas, entre otras cosas. Nunca me ato a nada y me gusta disfrutar la vida, me defino como una hoja movida por el viento. Sé que las cosas pasan por algo y ese algo siempre es bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: