Anuncios
Novedades

Ser ingeniera en los tiempos de Agustín Lara y los inicios de The Beatles

Las mujeres y los hombres nunca seremos iguales biológicamente hablando, sin embargo ambos tenemos las mismas capacidades para desarrollarnos en cualquier ámbito, puede ser deportivo, científico, tecnológico, artístico o cualquiera.  Pero algunos adultos siguen limitando el desarrollo de los niños y niñas enseñándoles juegos de roles.
Con motivo del 8 de marzo les quiero compartir una historia motivadora.

Hoy 8 de marzo se conmemora el día internacional de la mujer y a pesar de que aún hay muchas cosas por las cuales luchar, vivimos en una época progresista respecto a la equidad de género. Sin embargo, aún en pleno 2017 las escuelas de ingenierías se ven dominadas por los hombres, no podemos negar que el número de ingenieras va en aumento pero muchas personas aún piensan que la ingeniería es algo de hombres o mujeres poco ‘femeninas’. En pleno 2017 sigo observando que los típicos regalos que le hacen a una niña son las muñecas, los juegos de cocina, o existen algunos papás que les regalan a sus hijas equipo médicos para que jueguen a ser doctoras o veterinarias, pero admitidlo, aún son muy pocos los padres que le regalan a sus hijas juegos de lego, o que meten a sus hijas a clases de robótica, no veo a nadie regalarle a su hija un casco protector para que tenga la posibilidad de jugar a ser ingeniera civil.

Yo soy Ingeniera en Telecomunicaciones y en pleno 2017 la mayoría de mis compañeros son hombres, he tenido que aprender a desenvolverme en un mundo dominado por ellos. Sin embargo esto me hace preguntarme cómo hubiese sido ser ingeniera en épocas aún más remotas. Por eso les dejo esta pequeña historia que salio publicad en  ‘Animal político’ la historia es sobre una reconocida ingeniera que se convirtió en tal en los tiempos de Agustín Lara.

Leda Speziale, de padre italiano y madre mexicana, nació en la Ciudad de México en 1928, desafió las “buenas costumbres” al no dedicarse al hogar, a la crianza de hijos y optar, en su lugar, por estudiar una “carrera de hombres”. Se convirtió en la undécima mujer en graduarse como ingeniera en México. Y a sus 88 años se mantiene en activo como maestra emérita de la UNAM.

Cuando Leda Speziale y su hermana Concepción se atrevieron a continuar con sus estudios tras concluir la secundaria, vecinos y amigos, alarmados, advertían a su padre, Leonardo Speziale,  que si se los permitía las estaría lanzando a “la perdición”. Estudiar no era asunto de mujeres.

Era 1944, los mexicanos reventaban las taquillas de los cines para ver a Dolores del Río interpretar a una madre soltera que hacía toda clase de sacrificios para sacar adelante a su hijo en Las abandonadas. Agustín Lara, Pedro Infante y Jorge Negrete comenzaban a escribir su historia de ídolos, mientras que la joven Leda Speziale, de apenas 16 años, cursaba la preparatoria, pese a los malos presagios caer en “la perdición” de aquellos conocidos.

Leda fue la única mujer en su generación de preparatoria –que entonces duraba dos años–. Delgada, menudita, con el cabello rizado, que aún conserva, parlanchina y amiguera. Su femineidad, adornada por una sonrisa y una falda de color clara, contrasta con los trajes oscuros y rostros sobrios de sus compañeros, demasiado serios para ser, la mayoría, apenas unos adolescentes.

En una de las fotos que conserva como un tesoro se nota un un joven y apuesto maestro, serio como el resto de los varones. Se trata de Javier Barros Sierra, rector de la UNAM en 1968, célebre por marchar junto con los estudiantes, en septiembre de ese año, días antes de “La masacre de Tlatelolco”, en protesta por la ocupación del Ejército de Ciudad Universitaria (CU).

leda

Leda Speziale y su profesor de preparatoria Javier Barros Sierra

Aquella fotografía sería un augurio de las muchas otras de la vida profesional de Leda, en las que la mayor parte de las veces se destacaría por ser la única mujer y sobresalir en un mundo que, aún hoy sigue siendo un Club de Toby, con sólo 3 mujeres de cada 10 graduados en ingeniería.

A Leda le tocó abrir paso a las aproximadamente 15 mil mujeres que se gradúan cada año en México. La primera fue Concepción Mendizabal, en 1930. Concepción Speziale también se graduó, pero de la carrera de Filosofía.

Cuando a Leda se le dice que fue una rebelde, ella se apura a desmentirlo: “Los rebeldes son revoltosos, yo sólo fui una adelantada”. De plática seductora y voz cálida, Leda muestra sus fotos, organizadas por etapas: la vida familiar, la escolar, la profesional y la social. “Yo no iba en contra de las normas sociales, hice lo que me tocó. Solo tuve la suerte de contar con padres sin prejuicios estúpidos, que me dijeran que por ser mujer, no debía estudiar o levantarle el plato a mis hermanos”.

Como recién graduada, un amigo recomendó a Leda para trabajar con una empresa española. El trabajo era suyo, pero cuando supieron que se se trataba de una mujer, la oferta fue retirada.

Leda consiguió trabajo en la Dirección General de Obras del Valle de México, después en la Secretaría de Recursos Hidráulicos y en la Dirección de Obras de Ciudad Universitaria.

La maestra

Leda Speziale es una de las maestras con trayectoria más largas en la UNAM, con 55 años frente a un grupo, impartiendo materias como Álgebra Lineal y Geometría Analítica, entre otras. “Unos 20 mil…”, resuelve la mujer pequeña desde su oficina en Ciudad Universitaria, al intentar estimar el número de alumnos que han tomado sus clases. Entre ellos, se dice como una leyenda, estuvo el magnate Carlos Slim. “Si fui o no maestra de Slim, es algo que no me afecta”, dice sin el menor interés.

En el portal MisProfesores.com, donde los estudiantes universitarios evalúan a sus profesores, los estudiantes alertan sobre la maestra: “La Dama de Hierro de la UNAM” y alertan: “no apto para flojos y mediocres”. A la par de comentarios que la califican como “la mejor profesora” de la carrera.

La fama de la maestra Speziale la precede en los pasillos de la UNAM: “si quieres las cosas fáciles no te inscribas con Leda”, dice Alexis, un alumno de la carrera de Ingeniería en Electrónica. “Sólo los buenos se inscriben con Leda”, responde otro.

Leda comenzó a dar clases de matemáticas a los 18 años “a las niñas bien” de la Academia Oxford. Desde entonces, hace 68 años, su trayectoria docente ha permanecido prácticamente ininterrumpida, salvo breves periodos.

La familia

A sus 88 años no se le escapa una sola fecha ni siquiera un nombre. Pasa las imágenes mientras les pasa lista –como buena maestra– de los que viven y de los que han muerto.

“Mi papá pensaba que me iba a quedar para vestir santos”, recuerda Leda, cuando un amigo le presentó a otro joven ingeniero, Ignacio Guzmán, con quien se casó el 22 de noviembre de 1954, a los 26 años.

Leda no duda en describir a Ignacio como “el amor de su vida”, del que enviudó en 1979, tras concebir a cuatro hijos: Ignacio, Marco, Leda y Claudia.

Ignacio también fue un “adelantado”, lejos del machismo predominante de los sesentas y setentas, apoyó a Leda en que estudiara en 1966 una Maestría en Ingeniería con especialidad en Estructuras, la cual evalúa los suelos y materiales: “¿Cómo vas a permitir que tu esposa tenga más estudios que tú?”, le decían sus amigos. Pero a él no le importaba.

Era la década de los 60, Los Beatles eran apenas un rumor para un México que fragmentaba por la mitad a sus 30 millones de habitantes entre lo rural y lo urbano. El rock & roll era cosa del demonio y de desfiguros, mientras que el bolero predominaba en las fiestas de adultos. Y las mujeres ingenieras sonaban a leyenda.

Cuando “Nacho” murió en 1979, Leda supo que no habría alguien más que ocupara su lugar. Continuó despertando cada mañana, como hasta ahora, para ir a la UNAM y formar a los nuevos ingenieros. Y cuando una alumna muestra inquietud sobre las desventajas de ser mujer en una carrera de hombres, Leda solo sonríe.

Anuncios
Acerca de Flor de Guadalupe Ortíz Gómez (119 Artículos)
Mi pasión es la ciencia, la investigación y la ingeniería pero yo siempre he pensado que eso no esta peleado con el arte, la cultura, la literatura y el pensamiento critico. Soy mexicana pero actualmente vivo en Madrid, España. Mi propósito es generar contenido interesante en Internet de una forma bien fundamentada. Contáctame para cualquier comentario o sugerencia que tengas sobre la página o si deseas que publiquemos algo en tu nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: