Anuncios
Novedades

Mudarnos de planeta es solo cuestión de tiempo

Los científicos hallaron, alrededor de una pequeña estrella, un fascinante sistema de siete planetas del tamaño de la Tierra, que representa el terreno más prometedor hasta la fecha para analizar si hay vida más allá del sistema solar.

El ser humano siempre se ha creído el amo del universo, pero quizás no seamos más que los habitantes de un mundo entre millones de otros que pueden albergar vida en millones de galaxias a millones de años luz. Suena como una auténtica locura, pero es una de las conclusiones que se pueden extraer del espectacular anuncio hecho simultáneamente por la NASA y por la revista Nature en la noche de este miércoles sobre el descubrimiento de un nuevo sistema solar con siete planetas del tamaño de la Tierra por parte de un equipo internacional de astrónomos.

El sistema, que está a unos 39 años luz, orbita en torno a Trappist-1, un astro del tamaño de Júpiter ubicado en la constelación de Acuario, y podría albergar vida porque cuatro de sus planetas están en lo que se conoce como ‘zona de habitabilidad’. Es decir, una región del espacio donde puede haber agua líquida ya que los planetas que allí se encuentran no están ni demasiado cerca del astro sobre el que orbitan —lo que conduciría a la evaporación del agua— ni demasiado lejos —lo que congelaría el líquido elemento—. En esencia, lugares que cumplen el principal requisito para la vida, que es tener agua líquida.

 

“Este descubrimiento es un récord y lo que nos dice es que el universo está lleno de planetas potencialmente habitables. Cada vez nos estamos dando más cuenta de que no somos privilegiados y de que hay muchos mundos que pueden tener características como la Tierra”, explica José Manuel Carrasco, astrónomo del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona.

La clave para saber todavía más datos de estos planetas es analizar su atmósfera desde la Tierra en base a la luz que se puede captar con los telescopios: el Hubble o el James Webb, que se lanzará el próximo año, seguramente puedan analizar si hay atmósfera —otro de los elementos imprescindibles para la aparición de la vida— en alguno de estos planeta. “El poder ver las atmósferas hará posible saber qué hay, la densidad de estos planetas, los gases. Si hubiera muchos elementos volátiles, como dióxido de carbono y oxígeno con un mecanismo de regeneración como en la Tierra, sería una buena señal”, cuenta Carrasco.

Y es que, como señaló el responsable de la NASA, Thomas Zurbuchen, en la histórica rueda de prensa del miércoles: “El descubrimiento nos da una pista de que la cuestión ya no es si encontraremos una segunda Tierra, sino cuándo”.

En los últimos 20 años han aparecido miles de exoplanetas. No fue sino hasta que los astrónomos se dieron cuenta de que los planetas rocosos como la Tierra eran muy comunes en nuestra galaxia, que la gente comenzó a interesarse en la idea de que la Tierra no era un planeta totalmente único, en términos de masa o de temperatura.

Gracias al dinero, las fuentes y el interés por descubrir y estudiar los exoplanetas -en la búsqueda de una respuesta a la pregunta de si estamos solos en el universo- ha habido un rápido progreso en identificarlos.

¿Cómo descubriremos más planetas en el futuro?

La misión Kepler terminará en octubre del 2017. El equipo tiene hasta ese momento para producir un catálogo final de todos los descubrimientos y cuantificar una escala para identificar exoplanetas, así como dejarle datos medidos a la comunidad científica para pasarles el testigo a futuras misiones, explica Natalie Batalha, científica de la misión Kepler.

La misión Kepler K2, lanzada en el 2014, extenderá el legado de Kepler a nuevos lugares del cielo y a nuevos campos de estudio. Y tiene suficiente combustible para seguir identificando candidatos hasta mediados del 2018.

K2 es el puente entre la primera misión Kepler y otras misiones, como la TESS (por Transiting Exoplanet Survey Satellite en inglés) y el Telescopio Espacial James Webb, que en el 2017 y 2018, respectivamente, seguirán buscando vida más allá de la Tierra.

Tal vez esta podría ser una solución a los problemas del calentamiento global tan acelerado que hemos tenido en los últimos años, sin embargo los costes de dinero y tiempo que nos llevaría encontrar algún planeta al que pudiésemos mudarnos podrían ser muy elevados. Por eso también no se debe descuidar el avance tecnológico para ayudar a mantener vivo este planeta.

Viaje a Malta

 

Anuncios
Acerca de Flor de Guadalupe Ortíz Gómez (125 Artículos)
Mi pasión es la ciencia, la investigación y la ingeniería pero yo siempre he pensado que eso no esta peleado con el arte, la cultura, la literatura y el pensamiento critico. Soy mexicana pero actualmente vivo en Madrid, España. Mi propósito es generar contenido interesante en Internet de una forma bien fundamentada. Contáctame para cualquier comentario o sugerencia que tengas sobre la página o si deseas que publiquemos algo en tu nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: