Anuncios
Novedades

El síndrome de Wendy: cuidar de los demás olvidándose de una misma

Las mujeres que sufren el síndrome de Wendy sienten la necesidad de cuidar, de atender a los demás, porque ese es el modo en que sienten que hacen felices a los demás

Recordemos un poco las personalidades de Wendy Darling y Peter Pan en la famosa obra de James M. Barrie. Peter es ese joven que se niega a crecer, que no desea tener las responsabilidades de un adulto y busca, ante todo, vivir una existencia de aventuras sin tener que entrar jamás en esa esfera de la estabilidad y de la madurez.

Peter Pan describiría, pues, a todos esos hombres más bien inmaduros, incapaces no solo de responsabilizarse de su propia vida, sino también de la de los demás. ¿Y qué hay de Wendy Darling? Ella es esa muchacha que ya desde el primer día cose la sombra de Peter para que este no vuelva a perderla, que se preocupa por limpiar su casa, por atender a los “niños perdidos”… Lo da todo por los demás porque es así como ella es feliz.

“El Síndrome de Wendy consiste en la necesidad absoluta de anteponer sistemáticamente los deseos de otra persona a los propios”. Son palabras del psicólogo y terapeuta Raúl Padilla. ¿Te suena? Tal vez sin darte cuenta hayas llegado a desarrollar este síndrome de nombre simpático pero oscuro significado.

Tradicionalmente, nuestra cultura ha valorado la representación de determinadas características del personaje de Wendy en las mujeres, tal y como atestigua el misógino dicho ‘detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer’. Por eso, los científicos han definido el Síndrome de Wendy —bautizado así en honor a la protagonista de Peter Pan— como una norma de conducta que muchas mujeres siguen con su pareja e hijos, pero que también puede regir sus relaciones con amigos o compañeros de trabajo. Pero, ¿qué les mueve a hacerlo? “Sin duda, una búsqueda incansable de ser aceptadas y un miedo atroz al rechazo y a la soledad”, asegura el psicólogo .

Son, normalmente, mujeres que han sido educadas para ser actrices secundarias de sus propias vidas. Primero, siendo ‘hijas de’, para pasar a ser ‘esposas de’ y, más tarde, ‘madres de’. “La abnegación, la entrega, la tendencia a evitar que nada perturbe el bienestar de ser cuidado aún a costa del propio. Esos son los síntomas del síndrome”, repasa Padilla. Y es precisamente en la adolescencia, momento en el que las mujeres comienzan a ser autónomas, cuando empieza a aflorar. Por eso, para poder evitarlo, hay que conocerlo bien.

wendy.png

Más señales: Wendy vive su vida facilitando la de los demás, se siente esencial haciéndolo y evita hacer o decir cualquier cosa que pueda molestar. Ellas conciben el amor como un sufrimiento, por lo que adoptan un rol sumiso. Serán, primero, novias abnegadas que jamás rechistarán a su pareja y, más tarde, madres sobreprotectoras que llegarán incluso a hacer las tareas de sus hijos. Cualquier cosa antes de que nadie sufra a su alrededor, que para eso ya están ellas.

Pero, ¿por qué se manifiesta solo en mujeres? ¿El Síndrome Wendy puede ser también cosa de hombres?

Al parecer, no: “Aunque podemos encontrar estos síntomas también en ellos, suelen ser siempre más aislados”. Los chicos son más propensos a desarrollar el Síndrome de Peter Pan, buscando de manera inconsciente encontrar a su Wendy. Ambos se completan y se nutren mutuamente. Un Peter difícilmente podría sobrevivir sin una Wendy, y una Wendy no se encontrará ‘completa’ si no es al lado de un Peter, perpetuando este reparto abusivo de roles. Además, los hijos de la pareja crecerán con una gran dependencia de su madre y no estarán habituados a asumir las responsabilidades que, por otro lado, nadie les ha permitido gestionar, terminando por convertirse en nuevos Peters.

Las consecuencias para una Wendy parecen claras: Agotamiento, ansiedad, poca autoestima. Cuando ellas buscan ayuda es porque, literalmente, han tocado fondo. Entonces, ¿qué hacer, primero, para prevenirlo? Tener claro que cada persona es autónoma y no tiene por qué vivir siendo espejo de los demás, cargando en su mochila su propia tensión emocional y la del resto y siendo consciente de que si alguien ha de quererla, deberá hacerlo porque encuentra en ella compañía y no simple desahogo.

Pero, ¿cómo hacer para atajarlo? Si el Síndrome Wendy es una realidad, ¿tiene solución?

Hay una palabra mágica: asertividad. Se trata de un estilo de conducta que se encuentran en el centro de los dos extremos llamados ‘estilo agresivo’ y ‘estilo pasivo’, y consiste en poner en valor tus prioridades, tus deseos y tus derechos ante los demás, la solución para Wendy pasa por varias sesiones de psicoterapia en las que aprender habilidades de inteligencia emocional para lidiar con las demandas de quienes la rodean y para empezar a usar una palabra vetada para ellas, la palabra ‘no’”.

Hay que mantener un límite, un equilibrio. Una puede adorar a su pareja, querer mucho a sus padres o a sus amigos, pero nunca debemos llegar al extremo de olvidar nuestras necesidades y pasar por alto nuestro crecimiento personal.

Teorías que destruyen a algunos personajes de Disney

Anuncios
Acerca de Flor de Guadalupe Ortíz Gómez (126 Artículos)
Mi pasión es la ciencia, la investigación y la ingeniería pero yo siempre he pensado que eso no esta peleado con el arte, la cultura, la literatura y el pensamiento critico. Soy mexicana pero actualmente vivo en Madrid, España. Mi propósito es generar contenido interesante en Internet de una forma bien fundamentada. Contáctame para cualquier comentario o sugerencia que tengas sobre la página o si deseas que publiquemos algo en tu nombre

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Revenge – Tómate la vida con un café
  2. El síndrome de los casi treinta – Tómate la vida con un café
  3. ¿La principal amenaza de una mujer es otra mujer? – Tómate la vida con un café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: