Anuncios
Novedades

Cuando los celos llegan a un extremo peligroso (Parte 1)

Actualmente por todos lados se observan campañas publicitarías contra la violencia y los celos excesivos, en la cual advierten a las personas sobre todo a las mujeres para que se alejen de las personas destructivas en su vida. Todas esas campañas tienen razón y apoyo todo lo que se dice sobre el respeto que debe de haber en una relación, pero alguna vez se han preguntado ¿qué pasa por la cabeza de estas personas ‘inseguras y violentas’ que tanto daño le hacen a las personas que aman?

“Los celos son la máxima expresión de la propia inseguridad.”

Todos sentimos celos de vez en cuando. De hecho, es una reacción normal a la sensación de que una relación apreciada está siendo amenazada. Los celos saludables dicen a nuestro familiares, parejas y amigos: “Tu eres importante para mí y no quisiera que nada sucediera a nuestra relación.”

Sin embargo, igual que existen celos saludables y normales, existen celos excesivos o patológicos. A este trastorno se lo denomina Celopatía.

La mayoría de los casos de celopatía se presentan entre marido y mujer o entre parejas románticas. El celópata se aferra a la idea delirante de que su pareja le está siendo desleal, sin importar que no haya ninguna prueba para apoyar su conclusión. El que sufre de celos patológicos se cree dueño de su pareja y se obsesiona con vigilar, perseguir e intentar “atrapar” a su pareja en el acto.

A diferencia de los celos normales, los celos patológicos pueden durar años. Frecuentemente, los celópatas se centran en acontecimientos insignificantes para acusar a su pareja de infidelidad y no están dispuestos a cambiar su punto de vista cuando se les presentan pruebas lógicas de que están equivocados.

En los casos más crónicos, la pareja celópata llega hasta el extremo de ser violento con su pareja y/o con el amante supuesto. También es común que el celópata trate de hacerse daño a sí mismo.

Claro esta que nadie debería estar con una persona así, ni permitir ninguna clase de violencia en la relación. La situación real es que las personas que sufren de celopatía suelen confundir a sus parejas porque cuando no están celosas muestran su ‘verdadera personalidad’, esa de la cual se enamoraron al conocerla. Esto se debe a que los celos que sienten no es algo que puedan controlar, pues la celopatía es una enfermedad que se puede explicar desde el punto de vista científico, la cual debe ser tratada con la mayor brevedad posible. Sí estas en una relación con una persona así y no estas dispuesto a pasar por una serie de tediosos procedimientos debes dejara tu pareja de inmediato, pero si crees que puedes ayudarla, hazlo siempre y cuando no lo intentes hacer solo, habla con tu pareja e intenta explicarle lo que le esta pasando y busca ayuda profesional.

Primero hay que entender que la celopatía se debe a la producción excesivo de dopamina, niveles que se salen de control y que el cuerpo no puede dejar de producir, la sensación que produce la dopamina es muy agradable pero en exceso puede hacer a una persona muy infeliz, el cerebro traduce esos niveles excesivos de dopamina como celos y rabia, esto significa que a mayor dopamina se produce en el cerebro una mayor cantidad de sensaciones desagradables que buscan un pretexto para poder salir, literalmente explotanto, de tal forma que el cuerpo pueda liberar un poco de esa dopamina producida. La producción excesiva de dopamina se puede deber al consumo de alguna droga como la cocaína, el tomar algún medicamento para el parkinson, por el consumo excesivo de alcohol o simplemente por genética.

Lo que más influye para que un paciente pueda ser curado es su actitud y forma de pensar, lo más difícil es que pueda reconocer que padece la enfermedad, sin embargo los expertos explican que no es suficiente esto, pues deben tener ayuda psiquiátrica y psicológica e inclusive tomar algunos medicamentos que ayuden a controlar los niveles de producción de dopamina. La celopatía es una enfermedad que ha existido de toda la vida, pero hace tiempo no se consideraba una enfermedad, sin embargo cada vez existen mayores avances en la cura, pero lo importante es reconocer que se necesita ayuda. Es decir una personas con diabetes o infección sabe que esta enfermo y sin problemas va al médico y recibe un tratamiento, pero una persona que padece celopatía probablemente no sabe que la padece porque aún no existe la suficiente conciencia de esta enfermedad.

mujer-triste-con-miedo

Actualmente por todos lados se observan campañas publicitarías contra la violencia y los celos excesivos, en la cual advierten a las personas sobre todo a las mujeres para que se alejen de las personas destructivas en su vida. Todas esas campañas tienen razón y apoyo todo lo que se dice sobre el respeto que debe de haber en una relación, pero alguna vez se han preguntado ¿qué pasa por la cabeza de estas personas ‘inseguras y violentas’ que tanto daño le hacen a las personas que aman?

Ningún acto de violencia es justificable por nada, sin embargo los invito a leer testimonios de las personas que han padecido esta enfermedad, pues también ellos sufren mucho, no pueden ser feliz y se frustran por hacerle tanto daño a sus seres amados, tal vez estos testimonios ayuden a generar consciencia sobre todo lo que puede pasar si no se trata a tiempo esta enfermedad.

Si te interesa el tema te dejo el link para que puedas leer estos testimonios.

Cuando los celos llegan a un extremo peligroso (Testimonios)

 

Anuncios
Acerca de Flor de Guadalupe Ortíz Gómez (125 Artículos)
Mi pasión es la ciencia, la investigación y la ingeniería pero yo siempre he pensado que eso no esta peleado con el arte, la cultura, la literatura y el pensamiento critico. Soy mexicana pero actualmente vivo en Madrid, España. Mi propósito es generar contenido interesante en Internet de una forma bien fundamentada. Contáctame para cualquier comentario o sugerencia que tengas sobre la página o si deseas que publiquemos algo en tu nombre

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Lo que ocurre en tu cerebro cuando agredes a alguien | Tómate la vida con un café
  2. ¿Qué piensa realmente tu perro cuando lo regañas? – Tómate la vida con un café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: